top of page

Pedro y Juan: unidad en la diversidad

San Elredo de Rielvaux (1110-1167)

monje cisterciense

Amistad Espiritual, III, 115, 117


#maronitas
Iconos maronitas de san Pedro y san Pablo



Hay algunas personas que se creen despreciadas porque no pueden ser promovidas, y que alegan que son despreciadas, si no se les encomiendan responsabilidades y oficios. Sabemos que a causa de este tipo de pensamiento ha surgido no poca discordia entre los que se tenían por amigos, de modo que el distanciamiento siguió a la indignación, y a los vituperios.


Que nadie diga que es despreciado por no ser ascendido, ya que el Señor Jesús prefirió a Pedro y no a Juan en este respecto; ni por eso disminuyó su afecto por Juan, porque le había dado a Pedro el liderazgo.

A Pedro encomendó su Iglesia; a Juan, su Madre amadísima (Jn 19, 27). A Pedro le dio las llaves de su reino (Mt 16,19); a Juan le reveló los secretos de su corazón (Jn 13, 25). Pedro, por lo tanto, fue el más exaltado; Juan, el más seguro. Aunque Pedro estaba establecido en el poder, sin embargo cuando Jesús dijo: "Uno de vosotros me va a entregar" (Jn 13, 21) tuvo miedo y tembló con los demás; pero Juan, apoyándose en el pecho de su Maestro, se hizo más audaz, y ante una inclinación de cabeza de Pedro, preguntó quién era el traidor. Pedro, por tanto, estaba expuesto a la acción, Juan estaba reservado para el amor, según las palabras de Cristo: "Así quiero que permanezca hasta que yo venga". Así Cristo nos dio el ejemplo para que nosotros pudiéramos hacer lo mismo.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page