“Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen” (Mt 5,44)


#maronitas
La oración en Getsemaní

San Carlos de Foucauld (1858-1916)

ermitaño y misionero en el Sahara

Meditaciones sobre el Evangelio de San Lucas, 1898


“Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen” (Mt 5,44)

“Tan pronto como se declaren mis siervos, deben esperar ser perseguidos. Fui perseguido toda mi vida. Cuando nací, Herodes quiso matarme; Apenas había comenzado a predicar cuando mis semejantes quisieron matarme; apenas había escapado de sus manos cuando me encontré expuesto a las asechanzas de los fariseos y de Herodes [Antipas], que me perseguían de pueblo en pueblo y diariamente, durante tres años, me tendían nuevas trampas para causarme la muerte.


“Debes aceptar estas persecuciones con alegría, como preciosos signos de ser como yo, como una forma de imitar a tu Amado. Llévalas en paz, sabiendo que si estas cosas te suceden, es porque yo las permito, y que no te tocarán sino en la medida en que yo lo permita; yo, sin cuyo consentimiento, ni un cabello de tu cabeza es capaz de caer Acéptalas... acogiendo todo lo que sucede, ya que todo lo que sucede produce la gloria de Dios de una forma u otra. Sufridlos con valentía, ofreciendo vuestros sufrimientos a Dios como holocausto sacrificial para su gloria. Sufridlos orando por vuestros perseguidores porque son hijos de Dios, Dios quiere su salvación, y porque yo daré mi sangre para salvarlos. Yo mismo os he dado ejemplo de oración para todos los hombres, para nuestros perseguidores y nuestros enemigos”.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo