top of page

Purificando el interior de nuestros corazones


#maronitas

San Clemente de Roma

Papa de aproximadamente 90 a 100

Epístola a los Corintios, 14-16


Es justo y santo, hermanos, obedecer a Dios antes que seguir a los que, por soberbia y sedición, se han convertido en agitadores. Aferrémonos a los que cultivan la paz con piedad, y no a los que hipócritamente profesan desearla. Porque la Escritura dice en cierto lugar: "Este pueblo me honra sólo con los labios aunque su corazón está lejos de mí" (Is 29,13; Mc 7,6). Y otra vez: "Con la boca bendicen, pero por dentro maldicen" (Sal 61[62],5). Y otra vez dice: "Lo halagaron con la boca y le mintieron con la lengua, aunque su corazón no fue firme para con él, ni fueron fieles a su alianza" (Sal 77[78],36).


Porque Cristo pertenece a los que son de mente humilde, y no a los que se exaltan sobre su rebaño. Nuestro Señor Jesucristo, cetro de la majestad de Dios, no vino con pompa de soberbia o de arrogancia -aunque pudo haberlo hecho- sino en condición de humildad, como el Espíritu Santo declaró acerca de él: "Señor, quien ha creído nuestro anuncio? ¿A quién se ha revelado el brazo del Señor? Hemos declarado nuestro mensaje en su presencia. Él es como un niño, y como un retoño de la tierra reseca; no había en él un porte majestuoso para hacernos mirarle, ninguna apariencia que nos atraiga hacia él» (Is 53,1-3). Ahora veis, amados, cuál es el ejemplo que se nos da; porque si el Señor se humilló así, ¿qué haremos nosotros que, por medio de él, hemos llegado bajo el yugo de su gracia?

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page