top of page

«Saber interpretar los signos de los tiempos»


#maronitas
Miniatura del Evangeliario de Rabbula

San Juan Pablo II

Papa de 1978 a 2005

Carta Apostólica: Novo millennio ineunte



En el clima de creciente pluralismo cultural y religioso que se espera que marque la sociedad del nuevo milenio, es evidente que este diálogo será especialmente importante para establecer una base segura para la paz y alejar el temible espectro de las guerras de religión que tan a menudo han ensangrentado la historia humana. El nombre del único Dios debe convertirse cada vez más en lo que es: un nombre de paz y una llamada a la paz.


El diálogo, sin embargo, no puede basarse en el indiferentismo religioso, y los cristianos tenemos el deber de, al dialogar, dar testimonio claro de la esperanza que está en nosotros (cf. 1 P 3, 15). Este deber misionero, además , no impide que abordemos el diálogo con una actitud de profunda disponibilidad a la escucha. Sabemos en efecto que, ante el misterio de la gracia, infinitamente lleno de posibilidades e implicaciones para la vida y la historia del hombre, la Iglesia misma nunca dejará de interpelarse, confiando en la ayuda del Paráclito, Espíritu de la verdad (cf. Jn 14,17), cuya tarea es guiarla "a toda la verdad" (Jn 16,13).


Este es un principio fundamental no sólo para la interminable investigación teológica de la verdad cristiana, sino también para el diálogo cristiano con otras filosofías, culturas y religiones. En la experiencia común de la humanidad, con todas sus contradicciones, el Espíritu de Dios, que "sopla donde quiere" (Jn 3, 8), no pocas veces revela signos de su presencia, que ayudan a los seguidores de Cristo a comprender más profundamente el mensaje que ellos soportan ¿No fue con esta apertura humilde y llena de confianza que el Concilio Vaticano II trató de leer "los signos de los tiempos"? (Gaudium et spes, §4) Aun cuando se compromete en un discernimiento activo y vigilante dirigido a comprender los "signos genuinos de la presencia o del propósito de Dios", (§11) la Iglesia reconoce que no sólo ha dado, sino también "recibido de la historia y del desarrollo de la raza humana" (§44). Esta actitud de apertura, combinada con un cuidadoso discernimiento, fue adoptada por el Concilio también en relación con otras religiones.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page