San Charbel de Edesa

Hoy, 5 de septiembre, la Iglesia Maronita celebra la fiesta de San Charbel de Edesa, mártir del siglo II, por lo que les presentamos algunos interesantes detalles de la antigua iglesia dedicada a este santo ubicada en Maad, en la diócesis de Jbeil, Líbano.

Edesa
Fresco de la iglesia de San Charbel de Maad

Saber más: Los frescos medievales del Líbano



La iglesia está dedicada a Mar Charbel el Viejo, que se dice que vivió en Edesa en el siglo II y que fue un pagano convertido al cristianismo. Ordenado en sacerdote, se dice que él y su hermana Bebaia (o Brabia o Babai) fueron martirizados bajo el mandato de Trajano. Se celebra cada 5 de septiembre. El lugar, situado en las alturas de la propia región de Biblos, ofrece unas vistas impresionantes al norte de la ciudad de Batroun. La iglesia de Maad cuenta con restos que se remontan a varias etapas históricas que van más allá de la época romana. Estas etapas se entrecruzan y se entrelazan de tal manera que se ha practicado sistemáticamente la reutilización de los mismos elementos. Una iglesia bizantina habría existido aquí en el emplazamiento de un templo romano que, tal vez, habría sustituido a un templo fenicio más antiguo. La iglesia, tal y como se encuentra en la actualidad, sería una construcción de la época de los cruzados. Fue parcialmente desfigurada durante el periodo otomano en 1615. Asimismo, se realizaron cambios en los siglos XIX y XX.




La arquitectura se presenta bajo una planta basilical o de 2 filas de columnas que soportan arcos en plena percha que dividen el espacio interior en 3 naves. Las columnas de piedra caliza son como capiteles y parte del antiguo pavimento original. Los frescos medievales, un tesoro de esta iglesia recientemente redescubierta La nave central termina al este con un ábside con frescos. La iglesia está precedida al oeste por una especie de nartex donde se encuentra el pórtico cuyo suelo es más alto que el del resto de la iglesia y donde se disponen actualmente los diversos elementos encontrados durante las excavaciones de 1947 y principios de los años 70. Fue gracias a estas excavaciones que se redescubrieron estos frescos.



En el lado colateral, dos estrechas puertas conducen a salas auxiliares. Aquí vemos el resto del muro y el umbral del antiguo templo. La sala sur conserva más de una capa de frescos. Éstos, de estilo estrictamente local, representan una fila de 7 santos, a ambos lados de un obispo que lleva una tiara en la cabeza, bendiciendo con una mano y llevando el libro con la otra, están los apóstoles Pedro y Pablo acompañados de 4 evangelistas. Estas pinturas forman un programa iconográfico preciso, con la Dormición de la Virgen en la pared sur, las figuras de santos y mártires comparando en su calidad e intercesores en presencia del Arcángel Miguel, pesador de almas en el día del Juicio Final en la pared norte. Todas estas escenas atestiguan un simbolismo funerario. Las figuras de los donantes (4 al menos) afirman que este lugar sirvió realmente de exvoto para estas personas para la salvación de sus almas. En el exterior, en el lado izquierdo del edificio, se encuentra la tumba de una mujer. Se cree que es una mujer de una familia noble que murió durante las Cruzadas. Por último, el lenguaje artístico con los rostros de tipo oriental, la frontalidad de las poses, la rigidez de la expresión y la linealidad remiten estas imágenes a mediados y a la segunda mitad del siglo XIII.

Mar Sharbel de Edesa era el jefe de los sacerdotes paganos que ofrecían sacrificios a los dioses de Edesa, una ciudad de Turquía llamada actualmente Urfa. Convertido al cristianismo junto con su hermana Babai, fue torturado bajo el mandato del emperador romano Decio (236-250 d.C.) y luego se le cortó la cabeza. Su hermana Babai, que estuvo presente en su ejecución, recogió entonces parte de su sangre en su túnica, diciendo:


«Que mi espíritu se una al tuyo en presencia de Cristo, a quien has conocido y en quien has creído».

Ella, a su vez, sufrió el martirio en el mismo lugar donde había empapado la sangre de su hermano. Su muerte se conmemora el 5 de septiembre.


La iglesia, que pertenece a la diócesis de Jbeil, se levanta, como hemos señalado más arriba, sobre restos más antiguos, de los que los vestigios más antiguos pertenecen a un templo pagano; sobre ellos se construyó una iglesia bizantina durante el siglo V o VI, que fue destruida poco antes del año 800 y reconstruida bajo los cruzados en el siglo XII o XIII. Convertida de nuevo en ruinas en 1615 bajo los otomanos, fue reconstruida de nuevo por un sacerdote maronita y el pueblo de Maad en 1723. A finales del siglo XIX se llevaron a cabo reparaciones, se abrió una puerta en el lado norte y se perforaron ventanas en los lados norte y sur.




111 visualizaciones0 comentarios