"Sobre los que habitan en una tierra ensombrecida por la muerte, la luz se ha levantado"

Ruperto de Deutz (c.1075-1130)

monje benedictino

Sobre la Trinidad y sus obras, l. 42 : Sobre Isaías, 2


#maronitas


"Sobre el pueblo asentado en tinieblas que ha visto una gran luz, sobre los que habitan en una tierra ensombrecida por la muerte, la luz se ha levantado"


Al hablar de una gran luz, san Mateo pretende que comprendamos la luminosa predicación de nuestro Salvador, el resplandor de la Buena Noticia del Reino de Dios. La tierra de Zabulón y de Neftalí lo escuchó de la propia boca de nuestro Señor antes que nadie.


Porque de hecho fue en esta tierra en particular que nuestro Señor comenzó a predicar; allí se inauguró su predicación. Y los apóstoles, que fueron los primeros en ver esta luz verdadera sobre estas regiones de Zabulón y Neftalí, se convirtieron ellos mismos en “luces del mundo”. Como prosigue el texto de Isaías: “Se regocijan delante de vosotros como en la siega, como los hombres se alegran repartiendo el botín” Este gozo se convertirá en el gozo de los apóstoles, será un gozo doble cuando “vuelvan como segadores llevando sus gavillas” y “como vencedores compartiendo el botín ”, es decir del diablo vencido.


Porque fuiste tú, nuestro Señor y Salvador, quien quitó de sus hombros “el yugo que los agobiaba”, ese yugo del diablo que en otro tiempo se enseñoreaba del mundo cuando reinaba sobre todas las naciones y hacía que su cerviz se inclinara bajo el yugo de una dolorosa esclavitud. Tú fuiste quien, sin tropas, sin derramamiento de sangre, en el secreto de tu poder, nos liberaste para ponernos a tu servicio. Sí, el diablo será “quemado como combustible para las llamas” porque “nos ha nacido un niño”, el humilde Hijo de Dios “sobre cuyos hombros reposa el dominio” porque, siendo Dios, es capaz de poseer la preeminencia por su propia fuerza. Y su “dominio se extiende” ya que no solo reinará sobre los judíos, como lo hizo David, sino que tendrá la soberanía sobre todas las naciones “ahora y para siempre”.


(Referencias bíblicas: Is 9,1-6; Mt 5,14; Sal 126[125],6)

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo