¡Trata de seres humanos!

El texto original fue publicado en MECC el 28 de julio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org en colaboración con The Middle East Council of Churches

Banner para el Día Mundial contra la Trata de Personas. Imagen: cortesía UNODC

Está disponible también en árabe y en inglés Por: Dr. Michel E. Abs Secretario General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio Cuando uno oye esta frase, se apresura a comprobar su calendario pensando que tal vez se ha equivocado al identificar en qué época se encuentra. ¿Estamos realmente en el siglo XXI después del tiempo de la Encarnación? ¿Estamos en una época de libertades, derechos humanos, conocimientos, descubrimientos e inventos de los que la humanidad se siente orgullosa? Es realmente una paradoja que un día del año, el 30 de julio, se dedique a ser el «Día Internacional contra la Trata de Personas».

En el sitio web de las Naciones Unidas dedicado a la lucha contra este delito, le sorprenderán los hechos y datos que en él se mencionan. El sitio considera que «la trata de personas es un delito grave y una violación flagrante de los derechos humanos» y está muy extendida, ya que «afecta a miles de hombres, mujeres y niños que son presa de los traficantes, tanto en sus países como en el extranjero». El sitio también considera que en todo proceso de trata de seres humanos hay tres países implicados: el país de origen, el último punto de tránsito y, por último, el país de destino de las víctimas. En cuanto al sufrimiento de los «traficados», los datos disponibles muestran que el 50% de ellos son explotados con fines sexuales, mientras que el 38% son explotados en trabajos forzados. El sitio añade que las víctimas femeninas son el principal objetivo. Las mujeres representan el 46% y las niñas el 19% del total de víctimas de la trata de seres humanos. Este fenómeno no perdona a los niños, ya que constituyen un tercio de las víctimas. El sitio añade que el porcentaje de niños se ha triplicado entre las víctimas de la trata descubiertas, mientras que el porcentaje de niños se ha quintuplicado en los últimos quince años. El panorama es trágico. La comunidad internacional ha elaborado un protocolo destinado a prevenir la trata de seres humanos y a castigar a los traficantes. En su artículo 3, párrafo (a), se define la trata de personas en sus diversas formas, entre ellas 1- La captación, el transporte, el traslado o la acogida de personas objeto de explotación 2- La retención de personas mediante la amenaza, el uso de la fuerza o cualquier otra forma de coacción, el secuestro, el fraude, el engaño o la extorsión 3- Abuso de poder, aprovechamiento de posiciones de debilidad, o entrega de sumas de dinero o beneficios fuera de control sobre otra persona con fines de explotación También incluye la explotación mínima: 1- Explotación de personas en redes de prostitución y otras formas de explotación sexual 2- El trabajo gratuito, el trabajo forzado o servil, la esclavitud o las prácticas similares a la esclavitud 3- Esclavización de personas con fines de utilización física y extracción de órganos ¿Qué psique enferma, imbuida de codicia material, puede realizar tales acciones contra un ser humano débil y que más necesita calor y protección? ¿Qué sistema económico o político mortífero permite la propagación de tales enfermedades entre los seres humanos? ¿Qué cultura humana hace posible que un ser humano cosifique a otro ser humano y lo utilice con fines humanamente condenados y legalmente castigados? Cuando la miseria lleva a un ser humano a ser presa de tales prácticas, y cuando la codicia alcanza a una persona hasta el punto de que otro ser humano le trata como una cosa, despojándole de su humanidad, entonces seguro que la humanidad se ha acercado a los límites del primitivismo y el universo se ha convertido en una selva en la que los depredadores deambulan sin controles ni disuasión. El Verbo Encarnado vino a este mundo, rompiendo las cadenas y cargando los látigos en la cara de los mercaderes del templo, y declarando un nuevo comienzo para la humanidad, que llamamos el tiempo del amor. El amor no puede coexistir con la esclavitud de los seres humanos y su sometimiento como mercancía, ¡una concesión a quien tiene el corazón vacío de amor! El amor no puede coexistir con el hecho de que los seres humanos no sean considerados como iguales ante el Creador y ante los demás, cooperando en la conducción de sus asuntos vitales con cualquier experiencia y conocimiento del que estén dotados. ¿Cómo puede la humanidad, que ha llegado a conocer la Verdad, la Verdad que la hace libre, coexistir con aquellos que trafican con los seres humanos y devuelven al hombre a tiempos que creíamos pasados y que no volverán? Una sociedad, inspirada en la creencia en el Verbo Encarnado y encarnada en sus valores, está llamada a librar una guerra feroz contra la esclavitud y la servidumbre, así como contra todo lo relacionado con ambas. El camino de la «Restauración de la Dignidad Humana», que acabamos de iniciar en nuestra organización, apunta a todas las formas de fenómenos y prácticas sociales que matan el alma antes que el cuerpo, de modo que el hombre se convierte voluntariamente en una «mercancía» a disposición de cualquier codicioso sin límites de gratificación. La investigación sobre el terreno, apoyada conjuntamente por sesiones de sensibilización y seminarios sobre la dignidad humana, debe hacer su trabajo en una sociedad que está destinada a entrar en una época de grave esclavitud cuyos rasgos hemos observado aparecer entre nosotros En su epopeya histórica «Al-Mawakeb», el hijo de los cedros, Gibran Khalil Gibran, afirma que «el asesino del cuerpo es asesinado por su acción, y el asesino del alma es desconocido entre los humanos». La esclavitud, en su forma moderna, la trata de personas, es ante todo el asesinato del alma. Después, matar el cuerpo se convierte en una cuestión de detalles. Una sociedad sana, imbuida de amor, se niega a albergar en su seno un camino así.




8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo